Marruecos: entre lo divino y lo terrenal

Novias de Imilchil. Foto extraída de Getty Images.

Por Rossi Baños y Ximena Esteve

Moussem, una extraña palabra de la que nunca hemos oído hablar y que a la vez, representa gran parte de la cultura de Marruecos. El Marruecos bereber; el de las tribus nómadas y aldeas rurales. Los moussems constan, por lo general, de peregrinaciones anuales a la tumba de un hombre considerado santo por la religiosidad popular. A continuación, la ciudad/tribu de destino recibe a los visitantes con una especie de festival cultural que llena las calles de música, danza, artesanías y color.

Los celebrados en un ámbito urbano tienen una concepción casi exclusivamente religiosa. Los que se desarrollan en el mundo rural,  combinan los rituales con aspectos económicos, comerciales, sociales y lúdicos, haciéndolos coincidir en muchos casos con festividades de carácter agrícola, ligadas a las cosechas.

Desde festivales de rosas hasta carreras de caballo. Desde bodas entre tribus bereberes hasta ceremonias de veneración. Descúbrelo:

 

 

Acerda de

Sin Comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: