Sí al flamenco de Barcelona

Hombre llora en la Ashura. Afganistán, 2014. Foto de Hassan Reza.

El flamenco es uno de los principales atractivos turísticos de España para quien busca conocer las tradiciones de uno de los países más visitados del mundo. Esta expresión artística, que proviene de Andalucía, ha logrado establecerse no solo en todo el país sino también internacionalmente. Barcelona no ha sido la excepción a esta difusión. Como segunda ciudad más visitada de España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Barcelona reúne cada vez más teatros, tablaos, escuelas y bares donde se puede disfrutar de un espectáculo y terminar cantándole a voces a la ciudad “que tiene poder”, como entonaba Peret en una rumba catalana compuesta en 1992.

Aunque para muchos resulte difícil asociar a Barcelona con este cante y baile, la proliferación de espectáculos flamencos en vivo no son novedad en la ciudad. Fue a principios del siglo XX cuando hubo una importante migración andaluza a Cataluña que dio pie al desarrollo de esta cultura, que terminó de arraigarse con la Exposición Universal de 1929 y que desde esa fecha no ha hecho más que incrementarse.

Para José Miñano Muñoz, dueño del Palau Dalmases, ubicado en el barrio El Born, el flamenco siempre ha tenido muchísimo interés en Barcelona. “Se puede discutir mucho del tema, los gitanos dicen que hay que ser gitano para cantar flamenco o al menos para bailarlo. No cabe ninguna duda que los gitanos tienen un duende especial que no voy a discutir yo. Pero probablemente en Barcelona es donde más flamenco se haga en toda España en estos momentos y  donde más gente lo está viendo, debido a la afluencia turística en la ciudad. El público siempre es el que manda y aquí demanda”, afirma.

Y es tanta la demanda del flamenco en Barcelona que esta ciudad alberga desde 1971 su propia Feria de Abril, fiesta de tradición andaluza que se realiza anualmente en Sevilla. Celebrada su 47 edición en el parque del Fórum desde el 27 de abril hasta el 6 de mayo de este año, la feria cumplió una vez más con el objetivo de ser el evento flamenco más multitudinario de Cataluña, según indica Daniel Salinero, presidente de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya (FECAC), quien además explica que parte del éxito de esta fiesta andaluza en Barcelona se debe a que su duración es mayor a la sevillana (10 días) y que la entrada a todas las casetas flamencas es gratuita.

La bailaora Violeta Barrio deleita a quienes van a conocer el flamenco en el bar 23 Robadors en El Raval. Foto: Irene Benavent

Barcelona también exporta talento flamenco

La ciudad catalana también ha sido la cuna que ha visto nacer y crecer bailaores y cantaores flamencos que hoy son referencia de este arte. “La más grande bailaora de todos los tiempos, Carmen Amaya, nació en Somorrostro, que es La Barceloneta. Además, actualmente el cantaor con más caché y que más trabajo tiene es nacido en Badalona y se llama Miguel Poveda”, expresa Miñano Muñoz, haciendo referencia a artistas barcelonenses flamencos. Este último tiene más de 25 años de trayectoria artística y es considerado la estrella del flamenco catalán. Pronto presentará su nuevo disco en el que homenajea a Federico García Lorca en el Festival Jardins de Pedralbes.

Además de Poveda y Amaya, existen muchos artistas catalanes reconocidos como el mismo Peret o Juan Rafael Cortés Santiago “Duquende”, nacido en Sabadell y quien fuera muy famoso en los años 80 tras realizar colaboraciones con Paco de Lucía o Tomatito, máximos exponentes del flamenco. Otra promesa es la cantante del Bajo Llobregat, Rosalía, quien a sus 24 años ya cosecha dos álbumes musicales y colaboraciones con famosos como C Tangana.

¿Qué opinan los catalanes?

Para Eva Sanmartín, de 22 años, el flamenco no está arraigado en Barcelona, pues no es algo que se enseñe o inculque en el colegio. Sin embargo, acepta que existen muchos lugares para ir a disfrutarlo e incluso a aprenderlo en Barcelona, aunque afirman que muchos son dirigidos a los turistas. Para ella todo es cuestión de gustos. Por otro lado, Anabel Vergara, quien da clases de flamenco en el centro Claveles en Hospitalet, explica que el flamenco es bastante conocido en Cataluña. “Un ejemplo de esto es la Escuela de Flamenco Paca García que hoy por hoy, forma a muchas de las figuras que están bailando en diversos tablaos y también monta espectáculos de formato grande”, opina.

Por su parte, José Miñano Muñoz recalca que “la música no tiene ubicación, pues es universal”. Para él, el flamenco ha tenido tanto éxito internacional porque es una música que llega al alma. Un sentimiento que gusta en todo el mundo y que deja boquiabiertos y con los pelos de punta a quienes nunca antes lo habían visto o escuchado. Como dueño de un establecimiento turístico donde se puede ver el flamenco, este catalán afirma que hay mucha ignorancia con respecto a quienes dicen que no hay flamenco en Barcelona y enfatiza que hay que cuidarlo más en España y específicamente en la ciudad condal.

Lo cierto es que el flamenco, como expresión, sentimientos, fuerza y emociones condensadas en el compás de un tango, en la voz de un cantaor o en los movimientos de una bailaora, han trascendido en la ciudad de Barcelona, como una expresión sin límites ni fronteras.

 

Top 5 del flamenco low cost en Barcelona

Gratis. ¿Dónde? Rambla del Raval, 10. ¿Por qué ir? La bailaora Ruth Qhuesada, catalana de padres andaluces, baila al cante de Ramón Piñas y Óscar Soriano todos los miércoles y domingos en este acogedor local cerca del gato de El Raval.
5 euros. ¿Dónde? Carrer de Robadors, 23. ¿Por qué ir? Violeta Barrio, Frederico Vannini, Ramón Piñas, Oscar Puig y Sergio Di Finizio realizan el tablao “Sarsalé” todos los martes, sábados y domingos, un show con un precio asequible en un lugar íntimo.
Gratis con la cena. ¿Dónde? Passeig de Joan de Borbó, 31. ¿Por qué ir? En el ambiente más playero de Barcelona, todos los sábados se puede disfrutar de un tablao flamenco mientras se degusta una paella de mariscos.
25 euros con una consumición. ¿Dónde? Carrer de Montcada, 20. ¿Por qué ir? En el interior de este palacio barroco del siglo XVII, con muy buena acústica se hacen shows de flamenco todos los días, donde se puede ver a los músicos desde muy cerca.
15 euros. ¿Dónde? Plaza Real, 17. ¿Por qué ir? Se trata de un espectáculo de toque, cante y baile que destaca en la mítica Plaza Real desde 1963 y que reúne a un elenco profesional del flamenco cada día.

 

Por Sina Tschudin e Irene Benavent del blog “porsuszapatos

Acerda de

1 Comentario

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: