Memorias de un viaje a la paz

La ruta de Arwa

¿Sabías que Chile es uno de los países con la población de palestinos más grande fuera del mundo árabe? Sí, según la BBC, cuenta con una población incluso más grande que la que hay en Egipto o Siria.

Si entendemos la migración como un movimiento de una persona o grupo de un lugar geográfico hacia otro para mantenerse de manera indefinida o temporal, pensamos irremediablemente en la razón de la partida y por qué Chile podría ser un buen lugar para asentarse.

Si eres chilena o chileno, seguramente conoces la estrofa de la conocida canción popular “Si vas para Chile” que canta: “Y verás como quieren en Chile al amigo cuando es forastero”. Esta canción nos podría dar una pista de cómo somos los chilenos con los extranjeros. Pero, ¿será tan cierto? ¿Por esta razón podríamos ser un buen país de destino?

La inmigración en este país es un fenómeno que ha crecido a través de los años. Es más, dejamos de ser un lugar de paso para los extranjeros y nos convertimos en un destino elegido para vivir.  Peruanos, bolivianos y colombianos son los inmigrantes más presentes en Chile. Pero también, y no en menor cantidad, existen migrantes y descendientes de Medio Oriente.

Por otra parte, pero no sin relación, a miles de kilómetros, continúa el conflicto eterno entre Palestina e Israel.  Es de conocimiento público que en Oriente Medio hay una crisis armada; lo que no es de saber popular son tanto los orígenes como las consecuencias sociales de este conflicto, pues los más afectados son los civiles quienes muchas veces, al ver mermada su integridad tanto emocional como física, deben abandonar su lugar de origen.

En el año 2008, 117 palestinos llegaron en calidad de refugiados a Chile. Fueron recibidos con fiesta en el aeropuerto de Santiago y un acto en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio de la Moneda en la ciudad de Santiago. Finalmente, fueron derivados a localidades tales como San Felipe y La Calera, en la región de Valparaíso. Entre ellos, venía la familia Al- Azaizi, personas agradables y de rápida conversación, a pesar de la limitante idiomática.  Ellos fueron quienes abrieron su mente y su corazón a nosotras, respecto a sus vivencias en el Medio Oriente, cómo fue  llegar a un país nuevo y con una cultura tan distinta a la de ellos: Chile.

A continuación queremos presentarles “La ruta de Arwa“, un corto documental que retrata las consecuencias humanas del conflicto palestino-israelí, relatado desde sus mismos protagonistas. En este testimonio somos testigos del relato de Arwa, una chica de 17 años que junto a su familia, tuvo que ser trasladada por la ACNUR al otro lado del mundo. Sus padres habían escapado primero de la guerra palestino-israelí para llegar a Irak, y ahí nuevamente tener que escapar a un campo de refugiados donde vivieron durante 2 años, antes de decidir cambiar su vida drásticamente para poder vivir en paz y volver a establecerse, una vez más, en otro país.

Por Beatriz Costa y María Jesús Pérez

Acerda de

Sin Comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: